COSECHA DEL 92

Aunque no lo creas,

tengo muchas frases inacabadas

en la última hoja de mi cuaderno

por miedo a tener que ponerlas

un punto final.

 

Aunque no me creas,

el amor también me ha jodido

más veces de lo que me amó,

pero mirar tu sonrisa

me da fuerzas

para quedarme con lo bueno

y aprender de lo malo.

 

Y cuando me desnudo,

yo también temo que puedas

reabrir todas mis heridas,

y cuando cierro mis ojos

no sé si despertaré,

pero si siento tu mano llegar

vuelvo a respirar…

¿Qué más da lo que pueda pasar?

 

Por eso abre las ventanas,

hoy no importa quién son los demás,

bebamos el vino de tus labios,

cosecha del 92, la eternidad,

sin buscar te fui a encontrar.

 

Guardé lo que he llorado

por si volvían a juzgarme,

dejé volar los problemas

con mis pies atados,

y desde abajo aprendí,

que solo tú mismo

puedes amarrarte

y volar a partes iguales.

 

Y muchas veces he sentido

que todo lo que estalla

en mi interior

resultó imperceptible

para aquello que me rodeaba.

 

Entonces dibujé una partitura

para hacerlo sonar,

esa partitura que tus manos

terminaron por tocar.

 

Por eso abre las ventanas,

hoy no importa quién son los demás,

bebamos el vino de tus labios,

cosecha del 92, la eternidad,

sin buscar te fui a encontrar.

 

Por eso tan solo calla,

vuelve a besar

todo lo que aún tengo

por contar.

 

Tus labios,

cosecha del 92,

quédate más.

cosechadel92-d

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s